“Familia sana”

Se puede pensar que una familia sana es aquella que no tiene problemas ni dificultades; toda familia, como cualquier institución humana o como cualquier individuo, tiene sus valores y tiene su parte sana y parte negativa, y una familia sana se puede llamar aquella que es capaz de resolver sus propios conflictos; un cuerpo sano no es aquel que no tiene enfermedades, sino el que sabe sanar sus enfermedades y superarlas.

Nosotros deseamos que las familias sean sanas, que tengan sus propios valores, pero que también tengan sus recuerdos para sanar problemas, como es el diálogo, el amor, la disponibilidad, el perdón, todos esos elementos ayudan a que la familia que en parte es sana sea completamente sana.

Familia dana, hemos de decirlo, es la que es capaz de resolver su propia conflictividad interna.

+Mons. Ramón Benito de La Rosa y Carpio.